To take part to the online discussion on the presentation and get the respective recognition, log in (using the form you find on the right or, if you are using  amobile device, below) or subscribe to IgiTo.
Important note: The opinions expressed are presented by the Author as a personal opinion and do not necessarily reflect the point of view of IgiTo on the addressed matters. The information provided is general, has divulgative purpose and does not substitute the assistance of a professional. For informationinfo@igito.it.
15 Responses to ***VIDEO*** “Justicia Transicional” – Mtra. Paola Sierra
  1. Con la justicia transicional se busca garantizar los Derechos de todos los actores involucrados de forma directa e indirecta en el conflicto. Como lo son las víctimas, quienes buscan una verdad, reparación y garantía de no repetición.
    Colombia inicia un proceso para dejar atrás un conflicto armado, teniendo en cuenta que es el primer paso para que los demás grupos armados entiendan la importancia de seguir el camino de la paz y la confianza que como ciudadanos depositamos. El pueblo colombiano está cansado de tanta violencia.
    Jurídicamente es difícil comprender para las personas del común como un grupo armado que ha hecho daño durante tantos años puedan llegar a tener un estatus político, y es lo que hace parte de la justicia transicional. Y es deber de nosotros educar y sensibilizar acerca de la reconciliación, y como a través de la historia se ha evidenciado en otros países. Es uba ardua labor partiendo desde el Estado dando garantías y cumplimiento a lo pactado, y a su vez velando que las FARC cumplan con las víctimas y el pueblo colombiano.
    En realidad se torna complejo en ocasiones comprender y contrario a lo que muchos pensaban que sería el fín del conflicto armado en colombia, hoy miramos a nuestro alrededor y vemos que surgen más grupos armados y hay proliferación de cultivos ilícitos. Es un gran reto para el Estado garantizar una paz duradera.

  2. Es esencial para que se desarrolle un proceso de justicia transicional, primeramente, una transformación de orden social y política, así lograr la reconstrucción del tejido social deteriorado, todo ello implica el equilibrio entre los derechos vulnerados de las víctimas y las sanciones de los actores armados, equilibrio que lleva inmerso un “atractivo” para los victimarios, dado que se desarrollará en medio del conflicto armado que vive Colombia. Proceso que trae consigo tensiones entre la justicia y la paz, donde se flexibilizara sin anulación de ciertos requerimientos de la justicia en aras de la paz, toda vez que, cada estado tiene restricciones políticas y jurídicas diversas para enfrentar sus problemas internos, se diseñaran fórmulas de justicia transicional, con el fin de confrontarlos, sin desconocer los tratados internacionales de derechos humanos, mismos que para el caso en concreto Colombia hace parte. Se entiende entonces qué son justicias basadas en el perdón, ya que no contendrán lo referente a una justicia retributiva y reparaciones pecuniarias completamente, por ello es fundamental la verdad, la reparación a víctimas, y garantías por parte del estado.
    Justicia transicional en perspectiva comparada, Rodrigo Uprimny Yepes.

  3. La justicia transicional es una justicia restaurativa que pretende generar espacios de interacción sana y pacífica mediante la reconciliación nacional y la resocialización para la reconstrucción del tejido social.

    Es importante que en Colombia se haya decidido por adoptar este modelo de justicia para dar trámite al conflicto armado, aunque no es un tipo de justicia muy tradicional, se considera esencial para la construcción de una paz estable y duradera. Por ello, Dentro de este proceso de paz, en el punto Nº5 de la agenda (víctimas) se creó el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, el cual debe contribuir a la satisfacción de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición, es por ello que debe partir reconociendo a las víctimas como ciudadanos sujetos de derechos, para dicho reconocimiento es necesario conocer la verdad de todo lo ocurrido en más de 50 años de conflicto. Lo anterior, se considera fundamental para que exista reconocimiento de responsabilidades por parte de los que directa o indirectamente provocaron crímenes que vulneraron los derechos humanos y el Derechos Internacional Humanitario. Además, porque contribuye a la creación de una memoria histórica.

    No obstante, se debe reconocer que la implementación del acuerdo soportado en la justicia transicional provoca un cambio político, jurídico y social muy fuerte dentro del territorio, al cual deben adaptarse los ciudadanos para que se pueda llevar a feliz término y se logre avanzar en ese camino de la verdad, la justicia y la paz tan deseado por los colombianos, aunque se conciba como problemático debido a que se vulneran muchos derechos humanos a las víctimas en términos judicialización a los victimarios.
    Todo este proceso de transformación delimita la democracia y restringe la justicia en términos formales, pero es una buena apuesta para la construcción de paz, ya que promueve espacios más integrales a través de la negociación de intereses y la garantía de flexibilización normativa en términos judiciales para superar ese legado de violencia; lo anterior será posible materializarlo realmente en la medida que también los ciudadanos se comprometan a aportar activamente en todo el proceso de posconflicto para que se genere una articulación institucional y social que motive el encuentro de la verdad, la reparación y la garantía de no repetición a las víctimas y se minimice la apatía a la resocialización de los victimarios. Att: Luis Ángel Mina A.

  4. El éxito de la transición y el proceso de paz en Colombia es muy díficil de medir, pero hay una comprensión creciente de que para potenciar el proceso de paz y mejorar la situación de los derechos humanos es necesario encontrar un equilibrio entre las sanciones que buscan mirar hacia atrás y exigir rendición de cuentas, y las que constituyen acciones hacia el futuro relacionadas con la transformación de la vida de las víctimas.
    Las medidas de rendición de cuentas incluyen, pero no se limitan a la justicia penal, las desmovilizaciones completas, la depuración, los cambios estructurales (por ejemplo, el cierre de entidades vinculadas a casos por violaciones de derechos humanos), los actos de contricion / justicia restaurativa y decir la verdad. El éxito se mide por la no repetición de violaciones de derechos humanos.
    Las medidas transformadoras incluyen pero no se limitan a los actos de contricion / justicia restaurativa, a decir la verdad, a las reparaciones, a los cambios estructurales ( por ejemplo, cambios en el acceso a las instituciones de estado necesarias para el respeto de los derechos humanos), a la inversión social. El éxito se mide por la transformación de la vida de las víctimas del conflicto (directas o indirectas) y de las víctimas de violaciones de derechos humanos.
    La noción que se tiene o que se difunde en Colombia sobre la justicia de transición es igualmente problemática. Se habla frecuentemente sobre la justicia de transición como si se tratara de una fuente fantástica de beneficios para los violadores de derechos humanos. Sin embargo, la justicia transicional no es una fórmula que se utiliza para evitar la cárcel. No es el saco de regalos que se le trae a los violadores de derechos humanos cuando hay un acuerdo de paz; ni es una cura mágica a los males causados.
    La justicia en el post-conflicto surge como una opción para hacer justicia y recuperar el sentido de lo justo en función de las víctimas de las violaciones de derechos humanos, no de los victimarios.
    Puede dársele un enfoque restaurativo, en el contexto del post-conflicto, que es relativamente sencillo pero muy poderoso. Este enfoque parte de la confrontación de la negación de la autoridad, exige que los victimarios acepten su responsabilidad en las violaciones del pasado, y promueve la unión de fuerzas para transformar de manera significativa y concreta la realidad de los más afectados por el conflicto es decir las víctimas. Esta justicia transicional es una opción política, con límites legales, que requiere la participación decidida de la sociedad y de las víctimas. Es un camino espinoso pero que vale la pena recorrer por el bien de nuestra sociedad colombiana

  5. Hay que tener en cuenta que dada la degradación que tuvo el conflicto armado no es suficiente solo el acuerdo de paz que se desarrolló, ya que los acuerdos a pesar de que se firmen no garantizan completamente la paz dentro del territorio, porque apenas nos encontramos en una etapa de posconflicto o pos-acuerdos. Por tanto es menester que se materialicen realmente dentro del territorio los derechos de la víctimas que están amparados por presupuestos de la justicia transicional, la cual pretende “en vez de la venganza o del castigo desarrollar una justicia en pro del perdón y la reconciliación” (Cejas, 2007: 32), que beneficie de forma especial e integral a las víctimas, otorgándoles derechos al esclarecimiento de la verdad, la reparación y la no repetición.
    Por ello para un verdadero fin del conflicto armado, que contribuya a fortalecer nuestra democracia y a garantizar una paz estable y duradera, es importante en términos de resolución de conflictos que los colombianos seamos conscientes, de que con la firma de los acuerdos debemos comprometernos a solucionar los inconvenientes que se presenten de forma pacífica, y también a realizar veeduría o control ciudadano para informarnos si el Estado le está dando un cumplimento efectivo y real a los mecanismos que prometió para facilitar una construcción de paz integral, estable y duradera que garantice la no repetición y la reparación de víctimas. Mecanismos que además las dignifique con la construcción de memoria histórica en el territorio nacional, como un homenaje simbólico a ellas.
    De igual manera es necesario la materialización real de las amnistías e indultos que por una parte no perjudique mucho a los excombatientes, para que ellos se comprometan y garanticen la dejación de armas y la desmovilización; y que por otra sean políticas que permitan una adaptación eficaz de los excombatientes a la vida civil, teniendo en cuenta que ellos también requieren oportunidades por parte del Estado para una vida digna.
    Todo lo anterior con el objetivo de que se logre como dice la ponente Paola Sierra una justicia transicional, transformadora y renovadora, la cual en gran parte depende de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), órgano que debe promover una gran articulación entre lo judicial, administrativo y legislativo y además ajustarse a las disposiciones constitucionales del país, para evitar vulnerar lo que ya se pactó en los acuerdos de la Habana y los convenios y tratados referentes a la garantía de los derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario ratificados por Colombia. De esta manera se consolida una verdadera justicia que contribuya a la paz tan anhelada por los colombianos. Att: Juan Fernando V. B.

    Referencia bibliográfica:
    Cejas, Mónica. 2007. “Memoria, verdad, nación y ciudadanía: algunas reflexiones sobre la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en Sudáfrica”, en: Revista LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, Vol. V, Nº 1. Pp. 24-34. Consultado en el 2019 . Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=74550103

  6. Desde un punto de vista, la justicia transicional es un proceso o etapa que permite buscar la verdad y la reparación de todas las víctimas, garantizando la no repetición de las acciones o conductas punibles. Esta justicia transicional busca sobre todas las cosas es mantener una paz estable, duradera y en consecución a la protección de los derechos fundamentales incluidos en la carta política y a su vez incluidos en los derechos humanos de todos los colombiano. Es evidente que antecede a esta justicia un acuerdo y unos lineamientos establecidos entre el gobierno que buscan es la protección, validez y garantías para que todo lo pactado se ejecute de manera formal y material, Así mismo, en el proceso de transición se requiere la reincorporación a la vida civil garantizándoles a su vez acceso a todos los derechos fundamentales enfocados a la contribución y aporte a la justicia, al desarrollo económico.
    Del mismo modo hemos visto que el gran reto es lograr una articulación estratégica a través del cumplimiento del derecho a la paz y el derecho a la justicia, llevados a un escenario de amparo de la defensa de los derechos humanos a través del esclarecimiento de todas las actuaciones realizadas antes del acuerdo de la paz, así mismo retribuir responsabilidades a las víctimas.
    Por último, nuestro ordenamiento jurídico debe ser garante y eficaz con control sobre todos los actores; de tal manera haya, un reconocimiento integral a las víctimas y a su vez el uso de las herramientas jurídicas e instituciones estén al alcance de todos sus actores con el objetivo de crear una etapa de transición regulada y cierta.

  7. Si bien la justicia transicional plantea las preguntas jurídicas y políticas más difíciles que se puedan generar, es preciso que este proceso se enmarca en acciones penales, comisiones de la verdad, Programas de reparación (exclusivo de victimas), justicia de género, reforma institucional e iniciativas de conmemoración; pero es necesario mencionar que hay una brecha muy leve ante la influencia del factor político donde se acogen los más de 50 años de conflicto armado, los intereses de una estabilidad Estatal y una desigualdad social permeada de intereses individuales.
    Todo este contexto conlleva a mencionar, que cuando se habla de la justicia transición esta direccionada a las víctimas del conflicto armado así como las reconoce la ley 1448 de 2011 (por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno y se dictan otras disposiciones); sin embargo ¿sería asertivo considerar a los actuales reinsertados como víctimas del conflicto armado en Colombia?, es claro que no y es esta misma ley que indica que no, pero ¿puede existir alguna categoría de victima para los actuales asesinatos que se vienen presentando en todo el territorio nacional pese a que han ocurrido en las personas que se acogieron al proceso de paz? y teniendo en cuenta que tales hecho han ocurrido motivados por su actual calidad personal.

    Los numerosos problemas que persiguen a este país tienen su origen en los abusos del pasado que son demasiados complejos para ser resueltos con una sola acción. Las medidas judiciales y las garantías a media proporción, no son suficientes, ya que si hay cientos de víctimas y actores, ¿cómo puede garantizarse de manera justa y eficaz la protección para las involucrados?.

  8. Cuando hablamos de justicia transicional nos encontramos frente a dos valores fundamentales como son la justicia y la paz, en la implementacion de la justicia transicional se vela por el cumplimiento de estos dos valores, que son de suma importancia para lograr la armonía en la sociedad.
    La sociedad Colombiana ha estado revestida en su pasado por diferentes grupos al margen de la ley, que han ocasionado que se generen infinidad de victimas, que hasta el momento no habían logrado conseguir una compensación llena de justicia y de reparación, que los lleve a una verdadera reconciliación y es desde este punto donde se desprenden los margenes de actuación de la justicia transicional, los cuales son lograr una verdad, justicia y reparación.
    Se espera que con la justicia transicional se logre resarcir en algún modo, todas las violaciones a los derechos humanos de los cuales han sido victimas infinidad de personas en nuestra sociedad.

  9. andreadelpilarramirezsogamoso Tuesday July 9th, 2019 at 11:23 PM

    Durante los últimos años en nuestro país hemos venido utilizando la expresión justicia transicional, la cual le da un enfoque a la justicia de manera especial para realizar la normatividad correspondiente a la desmovilizacion de grupos al margen de la ley. De igual manera paradojicamente aunque no hay una definición exacta de esta palabra vemos que hace referencia a la transición de un momento de guerra a un momento de paz, donde es ineludible el respeto por los estándares de justicia para los actores del conflicto, donde se deben garantizar los derechos de las victimas; transicional hace referencia a una etapa superada o en proceso de superación, pero hemos visto que en nuestro país no se ha incluido a todos los actores armados ilegales por lo cual Colombia no podría hablar del paso de la guerra a la paz. Por consiguiente estaríamos hablando de una justicia parcial, y no de una justicia transicional.

  10. Quienes trabajan en justicia transicional también se han comprometido
    con medidas judiciales locales o “tradicionales”. en algunos
    países, las comunidades emplean rituales
    tradicionales para fomentar la reconciliación de las partes beligerantes o
    reintegrar a los ex combatientes. En tales casos, el papel de la justicia
    transicional es asegurar un enfoque holístico que incluya el ritual, pero
    que no excluya la posibilidad de utilizar otras medidas de justicia.

  11. A la luz de hoy la justicia transicional se ha quedado corta, es fácil afirmar, es una transición, un proceso, requiere tiempo pero es tiempo que se ve a contra reloj, ganas de perdonar pero perdonar no es olvidar; menos en vista de la realidad que afronta nuestro país, colombia, los líderes sociales que son la voz de los que no tienen voz, tanto como los desmovilizados que luchan por sus sueños de dejar las armas y tener un mejor futuro, son desaparecidos y asesinados, son realidades que nos recuerda día tras día la violencia que vive en carne viva nuestro país, y este post no es con el fin de dar una imagen de una colombia mártir, pero sí para preguntar ¿realmente estamos frente a un proceso de transición encaminada hacia la paz? No se puede desconocer el nacimiento de la jurisdicción especial para la paz, ni los ideales que persigue, como perseguir la verdad y resarcir el daño causado, la garantía de no repetición. Toquemos un punto sensible, bien se sabe que reparar directamente a las víctimas no es algo sencillo, de por si el proceso para ser reconocido como víctima es engorroso, devolverles lo que les han quitado: la dignidad, la paz, la familia, la salud, derechos constitucionales, que claramente no se pueden poner en un valor pecuniario, no se puede pensar siquiera que solo es darles un pedazo de tierra, reubicarlos en las mismas condiciones de vida que llevaban años atrás, porque erróneamente se piensa que es en lo único en lo que han sabido trabajar o por retornarles parte de su patrimonio. si se sigue pensando que “es mejor eso que nada”, pues realmente “no estamos en nada”. Muchas de estas personas que han sufrido desplazamiento forzado, tratos crueles, extorsión, e innumerables crímenes de lesa humanidad, necesitan más, necesitan educación, tranquilidad, seguridad, necesitan una paz de fondo y no superficial, necesitan un cambio drástico en la política, un cambio que resuelva el conflicto que dio origen a la violencia, la desigualdad de poderes.

  12. Es bueno iniciar diciendo que como en toda discusión, siempre van a existir dos partes, que son las que quedan de cierta manera conformes con lo pactado y las que no, pero que de manera general finalmente van a optar por acogerse a las normas pactadas para la resolución del conflicto en cuestión y es por eso que hay que mirar esta oportunidad de cambio de vida para el pueblo colombiano que pueden traer los acuerdos de paz, como algo muy significativo para nosotros, pero sobre todo para las nuevas generaciones que aspiran a disfrutar de un mejor país, con igualdad de oportunidades y sin la marcada discriminación en todos los aspectos sociales, con una educación mas incluyente, que permita a toda la población formar parte de un nuevo país, donde el poder político sea des-concentrado y exista libertad de expresión y no se vulneren los principios constitucionales de las personas.

    Ahora bien, nuestro gobierno actual y los futuros sucesores en el poder, deben propiciar unas mejores condiciones de vida para el pueblo colombiano, dejar de lado buscar el beneficio de unos pocos y lograr de esta manera que no se requiera de acuerdos de paz entre nuestro mismo pueblo, sino que con justicia social, la paz se de manera natural.

    Finalmente auguro muchos éxitos en este proceso tan importante para nuestro país, y que podamos disfrutar de una paz duradera.

    Gracias.

    • Es de gran importancia para el momento histórico que vivimos en nuestro país Colombia ya que después de haber sobrevivido a una guerra de mas de cincuenta años, estamos en una etapa de reconocimiento por parte de los actores armados de sus crímenes y también por otra parte ciertos órganos de nuestro estado que se han visto involucrados en hechos oscuros generados en esta misma guerra.
      Tanto para las victimas y sus victimarios es de vital importancia reconocer sus actos ya que mediante estos se busca llegar a la búsqueda de una verdad que aunque no satisfaga del todo su razón, por lo menos logra mitigar en algo esas verdades ocultas a través de tantos años que generaron tanto daño en nuestra sociedad.

      Hoy por hoy se debe reconocer que la justicia especial para la paz que aunque posee falencias, por lo menos ha brindado las garantías necesarias a las personas que han visto la oportunidad de no callar mas los errores cometidos en el pasado y poner de manifiesto que hay una clara intención de entregar un mejor país para las futuras generaciones.

      Gracias

  13. Con respecto a la anterior ponencia sobre justicia transicional, puedo plantear lo siguiente: soy testigo directo del conflicto armado en mi país, Colombia, ya que desde que nací he vivido en el departamento del cauca, zona que ha sido golpeada constantemente por la violencia armada y lo digo en tiempo presente, ya que en la actualidad el flagelo de la violencia es notorio en la región, si bien es cierto, desde la firma de los acuerdos logrados en la habana cuba con la organización criminal denominada FARC, el día 26 de septiembre del 2016 en la ciudad de Cartagena de indias, se puso fin al conflicto interno de más de 56 años entre el Estado colombiano y dicho grupo, del cual, estos asumieron su papel en el proceso de paz, al desmovilizarse y entregar el armamento, además de su integración a los campamentos destinados para los mismos, momento en el cual se concreta materialmente dichos acuerdos por parte del grupo anteriormente nombrado, ahora bien, desde el inicio de la justicia transicional en cabeza de la JEP y apoyada por la comisión de la verdad, se han suscitado hechos relevantes entorno a dichos campamentos de los cuales hoy no queda ni rastro, además los cabecillas de dicho grupo se encuentran desaparecidos, de lo cual se puede concluir que no han respondido por los injustos ocasionados a la población colombiana, si bien es cierto que el fin principal de estos entes es la investigación y juzgamiento de estos, también las fuerzas militares del estado que de una u otra forma hayan incurrido en fallas similares están cobijadas por estos, a lo que quiero llegar con todo lo expuesto anteriormente, es que, el fin principal de dichos acuerdos fue la obtención de la paz, además de la verdad, reparación y sobre todo la no repetición, presupuestos que no se están cumpliendo. Si bien es cierto no todos los desmovilizados se encuentran desaparecidos, los que realmente se tratan de reintegrar a la vida civil están siendo perseguidos por la misma población, mientras que el gobierno de turno se opone a ciertos puntos de dichos acuerdos, lo cual se convierte en una oposición a la paz que tanto se anhela en el país. La ley 1448 del 2011 impone medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno además de otras disposiciones, esto no pasa, ya que las victimas de tan brutal guerra no están siendo tenidas en cuenta de la forma adecuada pues están siendo utilizadas de forma negativa, pues se tiene la falsa creencia que estos son opositores a los tratados, pero la realidad de estos es que deben ser tenidos en cuenta de forma positiva ya que a quien en realidad se violaron derechos fue a ellos y con quien se tiene obligaciones es con los ellos, por todo esto considero que la desaparición de las FARC no es suficiente para hablar de paz, además la creación de la JEP y la comisión de la verdad no son suficientes para obtener lo presupuestado por el Estado ni en el presente ni mucho menos a futuro “post conflicto”.

  14. Desde mi punto de vista, para que sea efectiva la justicia transicional en Colombia se debe cumplir con los pactado en los acuerdos de la Habana en lo que respecta a proceso de paz con las FARC, dado que ahí encontramos las pautas para que pueda dar una verdadera reparación para las víctimas y la reconciliación entre las partes.
    Como ya lo hemos visto, desde el estado colombiano se vienen adelantando acciones encaminadas a lograr el fin propuesto, pero debemos preguntarnos si en verdad los actores de este proceso están dispuestos a:
    1. A hacer reparación directa a las víctimas.
    2. A decir toda la verdad sobre los hechos.
    3. A colocar todos los recursos para que los actores armados (reincorporados) cubran sus necesidades básicas insatisfechas y puedan regresar a la vida civil con dignidad.
    4. A ser juzgados en procesos que les brinden garantías en el debido proceso en la jurisdicción especial creada.
    Creería yo que se puede dar una verdadera justicia si podemos logar entre otros aspectos.


[top]

Leave a Reply